El Jardín: "Queremos achicar el camino entre los productores y el comensal"

Noticias 01 de junio de 2020 Por Redacción Central
Desde El Jardín Proveeduría buscan concientizar a las personas sobre una alimentación saludable y que además apoya al productor local. ¡Sumate a esta movida!

(Por Jaaqui Herrera) Antes de la industrialización de todos los productos de alimentos que conocemos, las personas salían a comprar verduras y frutas al productor vecino porque tenía una huerta, una chacra, todo al natural que sabíamos se producía todo ahí mismo. Ahora vamos al supermercado elegimos una harina o unos huevos, pero no sabemos de dónde viene o cómo se produjo. 

El Jardín_calcos_7cm x 7cm_v01-02

Hablamos con Bruno Salvador Oliva, quien ha emprendido negocios de todo tipo. "Siempre fue partidario de la soberanía alimentaria; el proyecto de El Jardín Proveeduría, surge como una perfecta unión de dos ideas" explicó.

"Por un lado la cocina de Morrigan (Elordi 39), que es un bar restaurante que siempre tuvo su cocina orientada a platos contundentes, sabores originales y a la utilización de materia prima regional; y por otro lado de El Jardín que es un proyecto que estaba por nacer en forma de local previo a la pandemia, y que en resumen es un almacén de alimentos agro ecológicos y artesanales, pero por fuerzas mayores decidimos parar", detalló. 

Harina Porcionada
Bruno comentó que son un equipo de trabajo cooperativo de cuatro personas que  "compartimos con mucho fervor y pasión por la cocina, amamos cocinar somos muy abuelísticos y a su vez tenemos grandes inquietudes sobre la procedencia y la composición de los alimentos que podemos llegar a conseguir en los supermercados".

La soberanía alimentaria es una pequeña revolución que se ha dado en los últimos tiempos y no es una cuestión determinante de la sustentabilidad que te dicen 'tené tu huerta, no le pidas nada a nadie', si no que la clave de esto es que el comensal tenga la posibilidad de conocer quien produjo sus alimentos, a donde, como, a que escala, que le pone, y sobre todo, los ingredientes y las formas de laburar y la no utilización de agrotóxicos". 

26910656_2058437671060206_7238349961343554189_o.jpg?_nc_cat=100&_nc_sid=2d5d41&_nc_eui2=AeG9qSxgMrZd
En los últimos 50 años la industria de los alimentos ha dominado por completo el mercado y quitó la posibilidad de acercarse a pequeños productores, que era más o menos como consumían nuestro abuelos, "poder comprar verduras agro ecológicas de una huerta, comprar una harina molida a piedras o leche de vacas libres y demás ejemplos", reflexionó y agregó que la masividad de la industria del alimento "nos quitó esto por completo y hay muchos aspectos científicos que relacionan la aparición de los azúcares artificiales directamente relacionados a las enfermedades que aniquilan a la gente como la diabetes de tipo 2 o los paros cardio respiratorios" 

100063786_2956362067751366_659021551424765952_o.jpg?_nc_cat=104&_nc_sid=8024bb&_nc_eui2=AeE6mzaQC1Lm
Su proyecto es proveeduría y cocina, ofrecen huevos de chacra, harinas agroecológicas, aceites de oliva, porotos, legumbres, arroz yamaní orgánico, preparados congelados como "burguer" vegetales, y platos calientes semanales que elabora con estos ingredientes orgánicos, "no solo estamos dando el plato preparado si no damos la posibilidad de comprar productos de almacén para que tu canasta básica sea más saludable y sabrosa". 

La situación de la pandemia los afectó como a todo el sector gastronómico: "Es muy complicado trabajar en el salón, va a ser complicado para cuando todo vuelva a la normalidad, porque seguramente va a existir una rotación de mesas y cubiertos, pero igualmente no sabemos en qué va a terminar todo esto", se lamentó.

36849837_2154363908134248_7688669875694206976_n.jpg?_nc_cat=111&_nc_sid=9e2e56&_nc_eui2=AeE5PNMZacf-
Pero como todo emprendedor, se reinventó para continuar con su negocio. "Nosotros para seguir adelante, presentamos esta alianza, mostramos nuestra cocina como una cocina "no física", para ofrecer los platos terminados y los productos de la proveeduría. "Queremos achicar el camino entre los productores y el comensal para tener una alimentación libre de agrotóxicos".

Finalmente y con una sonrisa, Bruno confesó que "lo que más me gusta de mi trabajo es la vocación de servicio, servir es un placer de los dioses y generar el alcance a un público más amplio de alimentos sanos, y ricos sobre todo".

"Es reconfortante cocinar lo amamos, porque uno transmite su hospitalidad. El arte culinario es darlo todo en un plato cocido y en los preparados congelados que trabajamos". 

Te puede interesar