El antipasti italiano: una tabla con de todo

Noticias 04 de julio de 2022 Por M.E.G
La clave de unos buenos antipasti es utilizar productos de estación y también productos en conserva que se hayan preparado durante otras épocas del año.
antipasto2

En Italia los antipasti son de lo mas habitual. Básicamente consisten en una interminable variedad de pequeños bocados que se sirven antes de comerse un plato de pasta. La clave de unos buenos antipasti es utilizar productos de estación y también productos en conserva que se hayan preparado durante otras épocas del año. Esta versión italiana de un pic nic de mesa en Argentina se emula con la tabla de fiambres que suele servirse en los hogares previo al asado. Esta manera de disfrutar de lo que se tiene a mano, en la heladera o en la almacena y pasarla bien compartiendo lo rico-rico riquisimo!

Una buena tabla de antipasti debe tener un gran contraste de sabores y texturas e incluso temperatura, combinar carnes curadas saladas, verduras amargas, focaccias suaves, bocados crujientes, cremosa burrata, tostadas, quesos, aceitunas, alcauciles, frutos secos, hortalizas encurtidas, pepinillos, berenjenas y otros escabeches como de pescado, pollo y por supuesto las afamadas colitas de fiambre que suele haber en el mostrador de la fiambrería del barrio.  

De dónde viene 

El diccionario Larousse de Cocina lo describe como “entremés frío italiano. Este término asocia los vocablos italianos pasto, comida, al prefijo ante, antes”. En pocas palabras, este plato es el que antecede a los grandes festines culinarios de las mesas italianas.

Volcándome definitivamente a la versión original del antipasti italiano y dejando de lado la que podría ser nuestra versión les sugiero lo que los tanos califican a sus distintas versiones.

Puede encontrarse desde versiones sencillas y humildes, con pan, mantequilla y aceitunas, hasta las que incluyen los más selectos embutidos de la región europea.

 Anatomía de un antipasto

Como ya anticipamos los antipastos suelen ser paraísos culinarios que entran por la vista y alegran el paladar con su conjugación de sabores, ingredientes y texturas.

Desde el salami, cuyo centro de producción está en Módena, hasta la coppa di Parma, son algunos de los embutidos que deben decir presente en la mesa para espabilar las papilas gustativas. La nación europea sorprende con su variedad de ganada, como el caprino del sur y el bovino del norte.

Qué mejor compañero de estos fiambres que el queso. Mucho más allá de los que se usan para gratinar y del legendario parmesano, Italia abre otro abanico. Burrata, mozzarella, scarmorza o provolone son solo algunos de los manjares que convertirán el antipasto en una poderosa tentación.

Y si hablamos de fiambres y quesos no pueden faltar las harinas ¡focaccias y bruschettas! 

Me voy despidiendo tras develar algunas curiosidades de este entremés, que en la argentina heredamos de nuestros parientes europeos y adaptamos como “la picada” y que en España sería el tapeo. Espero que se entienda que siempre es un placer armar estas tablas o mesas para charlar y brindar por la amistad, por el amor o por la vida misma. Ojito y tengan bien en claro que no es necesario poner tarantelas ni pasodobles, alcanza con la buena onda y con el disfrute. Ciao bambinos.

M.E.G.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar