Aros de cebolla, una entradita pal vermú

Noticias 15 de febrero de 2022 Por M.E.G
Una buena mesa, una linda charla, un vino para soltarnos y compartir opiniones. Esa hora donde la amistad se solidifica con comidas para el alma.
receta-de-aros-de-ceblla-en-horno

Este verano hemos probado de todo, pasamos por los más diferentes platos, distintas carnes, aves, vegetales, cereales, legumbres, pescados, mariscos y pastas. Nos ha gustado innovar, tener una semana como de invierno en pleno verano y animarnos a cocinar platos de cuchara en  enero. Sabemos que nuestros gustos por la comida en muchos casos son limitados y nos restringimos a lo conocido y a la memoria emocional. La comida de la abuela, las milanga de la vieja o las pastas de una tía que tenía mano de sobra para amasar. La vida es eso, el disfrute de lo que nos emociona. Una buena mesa, una linda charla, un vino para soltarnos y compartir opiniones. Esa hora donde la amistad se solidifica con comidas para el alma.

Cuando hablamos del asado siempre caemos en una frase recurrente, lo importante es la previa, compartir, no nos cae el bien el que llega sobre la hora y come y después es el primero en irse, está muy mal visto y seguro que tiene pocas posibilidades de repetirse, ese queda afuera del grupo prontito nomás.

La previa famosa es una ceremonia insustituible y hay que tomarla con la solemnidad del caso, el asador atento al fuego y la parrilla, el de la ensalada enjuagando las verduras y el de la picada atento a darle a los comensales para que “no se llenen con la picada”, así llegamos al día en que uno decide que la picada lleva algo caliente. Y ahí aparecen nuestros aros de cebolla.

Una receta imprescindible para los amantes de lo crocante, las ricas texturas, la preparación rápida y fácil, y los listos para comer.

Primero, batimos los huevos y colocamos el pan rallado en otro bol. En un tercer tazón, mezcla la harina con el maíz, la sal, la pimienta y el ajo en polvo.

Corresponde al cocinero agregar otras especias. Con todo esto preparado, pelamos la cebolla y la cortamos en trozos transversales de un centímetro de ancho.

Luego retiramos cada aro de cebolla, lo pasamos por los huevos y el pan rallado, y repetimos el proceso de huevo y pan rallado. Mientras tanto, poner los aros de cebolla apanados en un bol, cargar la sartén con aceite y freír una o dos veces hasta que estén dorados. También podes cocinar en el horno. Colocar en una placa de horno antes del aceite y cocinar en el horno a 180°C durante unos 20 minutos.

La técnica para hacerla es sencilla y esta en los condimentos que elijamos, buen aceite y abundante, la cebolla que tiene que ser dulce y por supuesto el rebozado de los aros tiene que ser bien hecho siguiendo las recomendaciones de pasar por harina con sal y pimienta blanca, en una proporción de harina de trigo y de garbanzos, como primer paso luego al huevo y de ahí al pan rallado, sale como trompada.

Harina de trigo un poco de harina de garbanzo, huevo y pan rallado son tres recipientes por los que deberá pasar la cebolla antes de freirse o cocinarse al horno.

Lo que viene después es harina de otro costal, si van con kétchup, salsa picante, salsa agridulce, mayonesa, provenzal, etcétera y no se olviden que todavía queda el asado en la parrilla. Chau fuiste!

M.E.G.

  

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar