Brócoli y coliflor más allá del olor

Noticias 07 de julio de 2021 Por Mario Nico González
Cuando éramos chicos, pequeños de edad, solíamos salir disparados cuando a la mesa se apuntaba el brócoli o mejor la coliflor; porque siendo justos en aquellas épocas la blanca hortaliza era más popular que su familiar de color verde. Ambas crucíferas tienen muchas bondades en las distintas dietas y han retomado una enorme popularidad debido a la incorporación a dietas vinculadas a la cuestión estética, antes era una cuestión de la tanada que la había traído como parte de sus tradiciones alimentarias.
coliflor

Ir a la verdulería del barrio de mi abuela en esos tiempos era sumergirse en los olores de la cocina italiana que la dueña practicaba mientras en un improvisado garaje nos vendía verdura de la huerta del patio de su casa, verduras de estación, apio, tomate, lechugas, acelga, rabanito que con el paso de los años fueron cediendo su protagonismo a otras más sofisticadas pero ya no tan caseras, ya el camión del distribuidor llegaba de otros lugares del país.

Todavía pienso que no existe el olor a casa sino hay un aroma a sopa hecha con apio y puerro más las verduras mande el gusto del día, todavía la memoria emocional me remonta a aquellos tanos que eran los proveedores de las familias del barrio de mi abuela. Cuantos prejuicios desataban aquellos olores sobre todo a quienes nacimos convencidos que teníamos la mejor carne del mundo y “los pastos son para los animales” como solía decir un tío.

El olor de la coliflor, el olor a pedos, como decíamos siendo niños era una gran publicidad en contra de esta crucífera tan rica en vitamina A y en potasio. Arrancaba menos diez (-10) y sin embargo eran tan ricos los bocadillos de coliflor fritos que hacían en casa que todavía le pido a una de mis hermanas que me pase los secretos de familia para cocinarlos cada tanto. Intento infructuoso de asemejarme a mi vieja, la memoria vive de aquellas emociones y nunca será igual mi producto al de aquellas manos maternas.

Clásico y moderno 

La cocina tradicional casera fue modernizándose y las recetas fueron siguiendo tendencias impuestas por distintos referentes de los medios de comunicación, así pasamos de lo básico de Doña Petrona en la antigua televisión a los programas de cable donde aparece el Gato Dumas dando un notable impulso a la popularidad de la cocina, fuimos de la necesidad de aprender a la posibilidad de disfrutar la cocina. Y los nuevos cocineros han llevado la alimentación al estadio gourmet y es aquí donde entra a aparecer el brócoli dada sus características alimenticias.

La vitamina A, responsable de cuidar de la salud de nuestros ojos está presente en los dos alimentos, sin embargo, en más cantidad en el brócoli.

Si su preocupación es la belleza de la piel, apueste por el brócoli, que tiene más vitamina C, sustancia eficaz para frenar el envejecimiento precoz. Los hombres necesitan 90 miligramos y las mujeres necesitan 75 miligramos de esta sustancia al día. El brócoli cuenta con 31 miligramos y la coliflor con 26.

Para las dietas ricas en calcio, la mejor opción también es el brócoli. Este tiene 34 miligramos, mientras que la coliflor tiene 25. La cantidad diaria recomendada es de mil miligramos.

Dos recetas para un artículo

Habitualmente en cada entrega damos una sola receta, pero en este caso la situación obliga a ofrecer una receta para la coliflor y les voy a contar mi gusto particular y del brócoli, una receta copiada a un amigo, un gringo amante de las pastas.

Para la coliflor elijo cocerla al vapor y luego gratinarla al horno con mucho queso y crema, me encanta esa mezcla chancha de lácteos y le agrego unos ajos para potenciar la chanchudez, si es comida única vale cocinarla así, si es guarnición la coliflor puede ser un puré exquisito para acompañar carnes de cerdo, cordero y de ternera. O bien puede cocinarse con curry y leche de coco.

Para el brócoli elijo la combinación hecha con aceite de oliva y ajo y un vermicelli que se termina de cocer en este salteado de oliva ajo y el brócoli previamente cocido al vapor. Vamoooo que es invierno y el cuerpo pide calorías. 

M.E.G.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar