Leonardo Ordoñez: “la cuarentena no va a parar nuestro sello original en las pizzas y empanadas”

Noticias 05 de mayo de 2020 Por Redacción Central
Desde este local gastronómico, en el oeste capitalino, continua el trabajo con ese toque “casero”. Plantean extensión de horarios y hay nuevas estrategias de venta.

Es el lugar típico del barrio donde el cliente se acerca y retira su pedido porque está ahí nomás, a metros de su casa. Pero no es la comodidad lo que más llama la atención en “El Arte del Buen Comer”.

“Nuestro sello son las pizzas cuadradas, bien caseritas y aprovechando al máximo la amplitud de la caja, y también tenemos las empanadas con rellenos originales”, comenta este cocinero, propietario del local.

el arte del buen comer (3)

Y además es una “casa de comidas” al paso para quienes transitan esa extensa avenida San Martín y que al llegar a un punto estratégico de la zona oeste de la capital neuquina, como la calle Moritán (pero subiendo unos metros al “10” de su altura), seguramente se cruzarán con otros vecinos del lugar que esperan su pedido.

Las empanadas son verdaderamente originales y porque lo decimos, es que en sus variedades aparecen –como grata sorpresa- las de molleja, entrañas, de pollo a la mostaza, de morcilla con nuez y queso, además de todas las tradicionales de jamón y queso, choclo, atún, verduras, entre otras.

“Toda la producción es casera, la receta de nuestra masa viene de más de 15 años cuando en un resto que yo tenía en Mendoza, Los Tres Viejos, allí un cocinero llamado José me enseñó algunos secretos que hoy seguimos manteniendo y ese gusto tan especial es lo que más nos reconocen nuestros clientes”, revela.

Pero la “cuarentena” castigó al sector gastronómico, “veníamos de invertir a principios de año para aumentar la capacidad de nuestra cocina con platos nuevos, y como tuvimos que empezar con los delivery’s, no contamos con el tiempo que teníamos antes”.

el arte del buen comer (4)

En otro análisis señaló que “nos tocaron dos semanas enteras de facturación cero, fue muy difícil primero entender cómo se llevaría adelante la cuarentena, pero cuando pudimos salir con delivery llegamos a estar cerca del 30% de lo que facturábamos antes”.

En un resumen plantea que “una cuenta que hacemos hoy es que de los seis días que trabajamos logramos facturar lo que representaría el mejor día completo de trabajo pero al ritmo previo a la cuarentena”.

El caso de “El Arte del Buen Comer” es un tanto atípico a la mayoría de los locales similares de comidas para llevar, “nosotros nunca tuvimos que implementar el delivery para lograr vender toda nuestra producción, tenemos esa suerte de agotar lo que hacemos en el día porque el cliente ya reconoce nuestras opciones y se esmera por retirar temprano”, explicó.

el arte del buen comer (2)

En el plano de las necesidades, Ordoñez sintetiza que “lo fundamental sería que la próxima semana se extienda el horario y si se pudiera, volver a que el cliente retire su comida del local, siempre pensando en mantener un protocolo sanitario que no complique las cosas y nos ayude a los gastronómicos”.

Entender que la situación ahora les exige que los locales de comidas tengan que hacer los envíos a los domicilios, y así cumplir con la cuarentena debido a esta pandemia del coronavirus, fue nuevo para ellos. “Tuvimos que adaptarnos rápidamente a esa situación, estamos priorizando pedidos desde un radio de unas 20 cuadras alrededor del local”.

Afrontar los impuestos mensuales y los costos fijos, como el pago del alquiler, y como “Leo” cocina junto a su mujer Verónica (transitando el mes ocho de su embarazo), los números son ajustados y según reveló “la familia está siempre cerca por si tenemos que afrontar alguna eventualidad, de todas maneras se pagó todo hasta ahora y para el futuro veremos si podemos acceder a los créditos que están ofreciendo”.

el arte del buen comer (1)

Las nuevas estrategias, sumadas a los continuos viajes de reparto, ahora pasan por cambiar continuamente los “estados” del WhatsApp, ofreciendo las reconocidas pizzas y empanadas caseras, también las tartas, y los lomitos completos, por ejemplo. “Solo bastará una buena foto”, dicen algunos.

Hay contactos vía teléfono que responden y en ello se apoyan, sus clientes responden, aunque “sentimos que estamos frenados, más allá de lo que nos permiten trabajar, la verdad es que necesitamos alguna flexibilización en el horario, pero sabemos que todo depende de un tema de salud y de cuidarnos entre todos”.

En el final, en tono sentido, dice que “algunos ya están cerrando y otros están trabajando al ritmo que pueden, veo importantes fondos de comercio en venta que antes de la cuarentena les iba bárbaro”. 

Mirando a un futuro cercano comenta que “nunca pensamos en cerrar, la situación es sumamente compleja para todos los gastronómicos pero vamos a bancarla, es un mal momento que debemos pasar entre todos”.

Te puede interesar