Cómo se hace el "pan de muertos"?

Noticias 01 de noviembre de 2019 Por
Prepará esta auténtica receta mexicana y sumate a esta tradicional celebración.

El día de los muertos es una celebración muy arraigada en muchas culturas. Desde el "Halloween" norteamericano pasando por los coloridos altares mexicanos, llegando a las velas y los arreglos florales jujeños, estos días la muerte suele ser la protagonista de las celebraciones. Y donde hay fiesta, hay comida, obvio! 

En México, la fiesta cobra colores y rituales muy particulares que en este último tiempo se hicieron muy conocidos gracias a la peli de Disney-Pixar, "Coco". Este film muestra mucho de esos rituales y también se habla de un platillo muy especial: el pan de muertos. Te contamos cómo se prepara para que lo compartas con en tu "terrorífica" fiesta.

Este el pan característico de esta tradición tan arraigada y varían entre los que están bañados de azúcar o con semillas de sésamo (ajonjolí, como le dicen en el país del Chavo), los detalles van variando según el estado.

Los ingredientes secretos son ralladura de cáscara de naranja, té de anís y té de azahar (según la región). La forma también varía de acuerdo a lo que se quiera representar, puede ser con líneas cruzadas haciendo referencia a los cuatro puntos cardinales o las cuatro deidades aztecas, otros mencionan que hacen alusión las lágrimas y otros a los huesos de los difuntos siendo el centro el corazón o el cráneo.

INGREDIENTES 
- 500 gramos de harina de trigo
- 150 gramos de azúcar
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharada de levadura instantánea
- 3 huevos
- 1 cucharadita de esencia de azahar
- Ralladura de un limón
- 150 mililitros de agua o leche
- 250 gramos de manteca
- 1/3 taza de manteca fundida para el acabado y 200 gramos de azúcar para espolvorear.
MODO DE PREPARACIÓN 

En un bowl mezclar harina, azúcar, sal y levadura. Vacía sobre una mesa y forma una cavidad al centro. Agrega los huevos mezclados con la esencia de azahar y la ralladura de limón al centro y comienza a amasar.

Conforme se va formando una masa pegajosa, agrega la leche (o agua) poco a poco mientras se amasa enérgicamente. Necesitarás aproximadamente 20 minutos para lograr una masa elástica de apariencia homogénea.

A continuación se incorpora a la masa la manteca a temperatura ambiente cortada en pequeños cubos. Continúa amasando hasta que la masa despegue de la mesa.

Coloca la masa en un recipiente y dejar leudar colocándola en un lugar cálido y húmedo por espacio de una hora o hasta que doble su tamaño.

Corta la masa en proporciones del tamaño de un puño o el equivalente a 85 gramos para panes de mesa.

Toma una porción y comienza a bolear sujetando con una mano la masa y girando con firmeza a modo de obtener una pieza redondeada. Coloca la pieza sobre una placa para hornear ligeramente enharinada y con la palma de la mano golpéala para aplanarla. Esta porción de masa representa la “tumba”.

Corta dos porciones pequeñas de masa y ruédalas con la mano y los dedos entreabiertos para formar las “canillas” que representan la osamenta. Coloca una sobre el pan y forma una más que se colocará de forma cruzada.

Para terminar de formar los panes, toma una pequeña porción de masa y dale forma de cánica. Esta pieza representa el “cráneo” y se coloca al centro.

Deja reposar los panes nuevamente en un lugar cálido y húmedo por espacio de 30 minutos para que adquieran su tamaño final.

Precalienta el horno durante 15 minutos y hornea a 200°C / 395°F hasta que los panes adquieran un color dorado.

Al salir del horno, barnízalos con mantequilla fundida y espolvorea con suficiente azúcar. Esta parte tiene como significado contrarrestar la tristeza de la muerte con el azúcar.

Y la salud de todos los muertos! 

Te puede interesar