Un tiempo para veganos

Noticias 09 de junio de 2022
La alternancia de estas temperaturas nos lleva a pensar en como hacer un plato que dé respuesta a ambas demandas que sea reconfortante y que a su vez no este cargado de grasas animales.
lasagna-de-zucchini

La transición entre otoño e invierno nos lleva a los saltos y un rato deseamos platos hipercalóricos por que las temperaturas invernales nos lo piden y a mitad de semana vuelven los cálidos mediodías de otoño. La alternancia de estas temperaturas nos lleva a pensar en como hacer un plato que dé respuesta a ambas demandas que sea reconfortante y que a su vez no este cargado de grasas animales. 

Se me ocurrió pensar en las berenjenas a la parmegiana y me acorde que esa receta la propusimos en algún otro artículo, la pasta casera es una muy buena alternativa para la lasagna de tipo vegetariana, pero pensándolo un poco ¿Por qué no reemplazar las harinas por un vegetal? Y ahí fui en la búsqueda de un reemplazo tanto de las harinas como de la berenjena y surge la idea del zapallito italiano o zucchini y la segunda pregunta o desafío era como reemplazar la típica salsa boloñesa que acompaña a la lasagna y encontré una receta con hongos que da muy bien maridando con el zucchini.

Vamos con la receta que hemos de cocinar como alternativa a la tradicional lasagna con boloñesa de carne.

Vamos a utilizar 2 cucharadas de aceite de oliva, ½ taza de cebolla picada, 4 zucchinis grandes partido en tiras anchas, 3 zanahorias peladas partidas en tiras anchas, 2 tazas de salsa de tomate preferiblemente hecha en casa y una taza de queso parmesano. Hongos de los que tengamos en la lacena. El modo de cocinar lo es muy sencillo y vamos a utilizar una fuente de horno tipo pírex para armar la lasagna y en una sartén pequeña haremos nuestra símil bolognesa de hongos.

Para mi gusto las tiras de zucchini cortadas a lo largo no deben ser ni muy finas ni muy gruesas ni tampoco hay que pre cocerlas en agua. Por lo tanto, las vamos a cortar y disponer en el piso de nuestra fuente previamente impregnada de un sutil chorrito de oliva y vamos a ir disponiendo del relleno de nuestra bolognesa de hongos y trozos de nueces partidas para darle cierto crocor.

La salsa de hongos tipo bolognesa la realizamos con el sofrito del aceite, cebolla, zanahoria rallada y ajo. Una vez que se doran le agregamos la salsa de tomate, una cucharada de pimentón y no nos olvidemos del laurel. Cuando ya está a punto incorporamos los hongos, si son secos previamente remojados en agua tibia o en vino tinto. Dejar cocinar hasta que estén cocidos y ya sobre el final incorporar las nueces partidas en trozos que se noten. 

Armar la fuente de horno y llevarla a fuego medio con queso rallado hasta que este se gratine. Es sencilla y rica. Acompañar con un vinito tipo pinot noir y a disfrutar de una lasagna sin grasas animales. Chapó!

M.E.G. 

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar