Adiós a Blanca Cotta

Noticias 28 de agosto de 2019 Por
La reconocida cocinera e ilustradora falleció a los 94 años. Y con ella se van miles de recetas que deleitaron a varias generaciones, que aprendieron a cocinar de su mano -o al menos, a intentarlo.
Ver galería blancacotta1-e1567005501663-710x470-c-center
1 / 3 - Imagen de www.serargentino.com - Imagen de www.serargentino.com

Blanca Cotta era maestra y profesora de Letras, cocinera, humorista gráfica, periodista y libretista de televisión entre otras muchas cosas más. Tenía 94 años y desde 1953, momento en que fue parte de la revista Mucho gusto, no abandonó a sus lectores con recetas tanto dulces como saladas

Escribió para revistas, siendo su primer experiencia en Clarín Rural, en la sección "Para la patrona". Supo publicar varios libros , entre ellos La cocina divertida de Blanca Cotta, Recetas para llegar a fin de mes, Recetas ricas pobres en colesterol, Revista en fascículos Cocina básica y Manual de cocina Argentina, y muchos otros títulos más.

En la actualidad escribía para la revista Viva en la sección de gastronomía. Tenía una facilidad sorprendente para explicar las cosas de una manera simple, cotidiana y con un humor ingenuo envidiable. Muchos de los que tuvimos la oportunidad de leer la revista Anteojito tuvimos nuestras primeras experiencias, solos en la cocina, gracias a sus recetas de la sección Comiditas.  

Sus recetas son de elaboración sencilla , con ingredientes al alcance de la mano y acomodadas al bolsillo de todos. Quien a probado de hacerlas sabe que sus explicaciones nunca fallan y su buen humor siempre está presente.

A nuestra generación , sin internet, ni instagramers ni youtubers, Blanca nos hizo querer cocinar. Con sus Glup!, De aquí, de allá y de mi abuela también, con esa referencia de "un poquitín así de sal", sus ilustraciones, y por haber aparecido con sus recetas en una revista que nos acompañó mientras crecíamos, Anteojito. Referente en la cocina de la generación de nuestras madres, anti cocina, anti manualidades y anti "caserismo"... la generación de las mujeres que todo lo podían, y muchas pudieron, gracias a la simplificación de las recetas de Blanca Cotta

Supo enseñarnos como una madre o una abuela, a cocinar todo tipo de platos, carnes, sopas, guisos, tartas, verduras, empanadas, pizzas, postres, tortas y mucho más. A todos por igual, para quienes son cocineros expertos como para quienes buscan una cocina sencilla, variada y con ingredientes que se tienen a mano.

Y como debe ser, cocinando algo rico despedimos a esta maestra de la cocina.

Esta vez se trata de unos bizcochitos geniales para preparar con sobrinos/hijos/y cualquier niñito que ande dando vueltas por ahí, incluyendo nuestro niño interior. Los bizcochitos se preparan de una forma muy fácil, rápida y con pocos ingredientes. 

Lo que llevan:
Queso rallado, 100 gramos
Manteca blanda, 100 gramos
Harina, 100 gramos
Sal, un poquitito así
Pimienta (si la abuela puede...), un poquitito más

1. Pongan sobre la mesa la manteca, el queso rallado, la harina, el poquitito de sal y el poquitito más de pimienta (si tienen que rallar queso usen el rallador finito).

2. Con toda la fuerza que tengan, traten de unir todos los ingredientes sin agregarles ni un poquitito así de agua. El calor de las manos ablandará la manteca y, cuando quieran acordarse... ¡habrán obtenido un bollo pesado, compacto, tipo pelota de trapo lista para patear!

3. ¿Listo? Ahora enharinen bien la mesa y, con manos de ángel, estiren la masa (enharinando el palote también) hasta dejarla de medio centímetro de espesor.

4. Este paso es importantísimo: una vez estirada la masa, tomen una espátula y despeguen la masa de la mesa. Si no lo hacen, cuando corten los bizcochitos y quieran despegarlos... ¡más de uno se romperá!

5. Busquen ahora el cortapastas más chiquito que tengan (3 centímetros de diámetro o un poquito más), o pídanle prestada a la abuela una copita de licor... o una tapita de vino... y recorten la masa en discos. Levanten los discos con una espátula.

6. ... Y acomódenlos sobre una placa forrada con dos o tres hojas de papel blanco. Ni la placa ni el papel se enmantecan ni enharinan porque estos bizcochitos llevan bastante manteca. Amasen los recortes, estírenlos y sigan haciendo más bizcochitos.

7. Cuando los bizcochitos estén acomodados en las placas, cocínenlos en horno caliente de 7 a 10 minutos, hasta que estén sequitos y rubios. Para que resulten ricos, estos bizcochitos no deben dorarse. Una vez cocidos, déjenlos enfriar en la placa; y recién entonces, despéguenlos cuidadosamente.

Te puede interesar