Contigo pan y salamines

Noticias 15 de julio de 2019 Por
El fenómeno de los chacinados de Expreso China Muerta sigue creciendo y enamorando!

Amamos los embutidos y por eso somos gurmeteros. Y amamos a quienes los hacen. Por eso hoy te presentamos a Alejandro Saloniti y Valeria Ali, de Expreso China Muerta que hace tres años arrancaron con este emprendimiento.

Hay parejas que se anotan en clases de tango, otros salen a correr y otros hacen yoga. Ellos se anotaron en un curso de chachinados (amé!). Eso es romanticismo, reconocerse apasionados por los embutidos y aprender mano a mano, tripa a tripa cómo hacer el salamín más rico de la zona que crece día a día. 

"Siempre nos interesó el tema de los salamines, el jamón crudo y los fiambres en general. Así que nos anotamos en el curso de embutidos y chacinados en el Centro de Capacitación N° 1 de Plottier. Primero lo hizo Vale, y ahí intentamos hacer un par pero salieron más o menos. Después hice yo el curso, y ahí afianzamos conocimientos y empezamos a hacer más seguido, compartimos con amigos, les gustó y nos empezaron a pedir que hagamos más", nos cuenta Alejandro sobre el inicio de Salamines China Muerta

Este es el tercer año que se dedican a este emprendimiento, empezaron produciendo unos 10 kilos por mes y estiman que vendían cerca de 15 salamines. De a  poco fue creciendo y aumentando la demanda, tanto que actualmente producen 60 kilos al mes. La fórmula? Principalmente un buen producto, buena comunicación  través de  redes sociales y el boca en boca, por supuesto. 

Alejandro y Valeria son los creadores de "Expreso China Muerta" un food truck de comidas y bebidas, ubicado en esa localidad, "como quien va para el río". Junto a una carta que incluye hamburguesas, lomos, panchos y papas fritas, aprovechan para ofrecer sus salamines, con gran aceptación del público en general y eso les ayudó a potenciar la marca.

La receta de este salamín picado grueso contiene 60% de carne de cerdo, 20 % de carne vacuna, 20% de tocino y especias, en tripa natural. No poseen ningún tipo de conservante lo que los hace mucho más ricos. 

"Al principio fue difícil encontrar el punto justo de los condimentos: que queda muy salado, que está muy picante (usamos pimienta en grano)", confiesa Ale cuando entramos en detalles sobre la receta que utilizan. Agrega "fuimos trabajando eso, y logramos un equilibrio muy bueno. Es un producto diferente, bien casero y quizás por eso la gente se copó tanto y nos manda fotos y en las redes lo comparten mucho y hay mucha gente interesada. Este año ya mandamos a Buenos Aires, Bariloche, Río Gallegos, etc. Estamos viendo cómo hacemos para que lleguen en perfecto estado a algunos destinos porque son salamines sin conservantes, y si el viaje es largo, el salamín se va secando y no queremos fallarles ni mandar un producto que no esté en óptimas condiciones". 

El amor por el salamín no es sólo nuestro, hay grandes apasionados por este tipo de chacinados en todo el país, y hay lugares como Tandil (Buenos Aires) u Oncativo (Córdoba) muy reconocidos por hacer unos salamines digno de dioses. Alejandro reconoce que los de allá son unos “monstruos”, y para competir con ellos se hace difícil porque "hay poco financiamiento para emprendimientos de este estilo. Nosotros somos una pequeña empresa familiar y armar una sala de elaboración para poder competir necesitamos un crédito que podamos pagar en un tiempo prudencial y que nos permita trabajar para poder crecer. A muchos emprededores les pasa esto mismo, tenés una buena idea, o un buen producto pero no tenés los medios para financiarlo y ahí es donde se corta la competencia". 

Con respecto al futuro de sus chacinados, Ale nos cuenta sueñan con poder tener una bodega que también les permita elaborar en verano, ya que se necesita una determinada humedad y temperatura. También proyectan armar un local para venta de salamines, bondiolas y jamones (el paraíso). "Una vez que tengamos la sala de elaboración, también armaríamos este lugar de expendio de chacinados propios y también a productores de la zona que hagan sus propios productos", amplía.

Ya quisiera yo que el próximo San Valentín se pongan de moda las picadas y regalar embutidos con moños extravagantes, más que bombones y flores. Mientras tanto, pienso seguir esta telenovela digna de Alberto Migré y llena de curiosidades y sabores. Creo en el poliamor culinario, así que comparto con uds. cómo y dónde conseguirlos. 

Instagram: @salamineschinamuerta

Facebook: @expresochinamuerta

WhatsApp: +549 2994641001

Producción: Analía Mas

Redacción: María Gracia Martin 

Te puede interesar