Bodega Malma y su compromiso como empresa familiar.

Noticias 12 de abril de 2019 Por
(Por Natali Ruiz de Galarreta) La familia Viola viene de transitar un camino que pocos pueden soñar con repetir: pioneros en la industria vitivinícola de la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén (Viola padre fue quien con gran hazaña plantó los primeros viñedos en el árido suelo norpatagónico de San Patricio del Chañar), hoy vuelven a poner su sello distintivo en Bodega Malma.
bodega-malma-biendefamilia-1-nqn

Tras una “separación de caminos” con la Corporación América que preside Eduardo Eurnekian, con quienes lograron catapultar los renombrados vinos de Bodega del Fin del Mundo a nivel internacional, hoy se plantean un presente y futuro mucho más ligado con el disfrute y con las relaciones humanas cercanas, que no les era posible desarrollar como parte de una gran corporación.

Y este último año se les dió la oportunidad buscada: Una vez cumplido el ciclo societario con Eurnekian, Bodegas del Fin del Mundo y Bodega Malma se separaron en dos emprendimientos autónomos.

“(Con Corporación América) se fueron marcando cada vez más las diferencias de estilo, y de conducción. Nosotros queríamos ser más una empresa de tipo familiar, así que nuestra idea fue volver a serlo, con el objetivo de ser sustentables para vivir y disfrutar del negocio del vino”, sostuvo al respecto Julio Viola Jr.

Con 127 hectáreas de los viñedos originales plantados a 60 km de Neuquén Capital (que en su momento se vendió a la familia Focaccia), el presente los encuentra con la refundación de Bodega Malma, una bodega en manos de una familia fundadora, que los Viola quieren aprovechar para lograr marcar un diferencial con sus competidores.

Para continuar leyendo la nota de nuestros amigos:

http://inneuquen.info/bien-de-familia

Te puede interesar