Bolcher Caramelos

Noticias 07 de marzo de 2019 Por
Los caramelos no son sólo un asunto de niños! Te presentamos "Bolcher", la fábrica de dulces daneses de San Martín de los Andes.

Con el paso de los años, nos suele suceder que, salvo el chocolate, el mundo de las golosinas lo entregamos a los más pequeños de la casa. Por rutina, por economía o porque simplemente nos vamos convirtiendo en viejos amargados. 

Como los gurmeteros tenemos un niño adentro, no nos entregamos y no vamos a permitir que eso les pase a uds! Por eso hoy te presentamos "Bolcher Caramelos", la fábrica de dulces daneses de San Martín de los Andes. 

Nahuel Kristensen y Ana Fort Caneda, pareja en la cocina y pareja en la vida, son los creadores de esta golosina muy particular. 

Cuenta la historia que Nahuel nació en la Argentina pero con un poco más de un año se fue a vivir a Dinamarca. Allá se creció y volvió recién cuando tenía 20 años. Fue en aquél país donde Nahuel empezó a soñar con un dulce futuro.  

Tenía unos 5 o 6 años, cuando vio en una caramelería cómo se fabricaban los caramelos artesanales. Y casi como Willy Wonka, desde ese día se imaginó teniendo su propia fábrica, donde pudiera hacer sus propios diseños, donde trabajar el caramelo a su gusto. 

Unos años después, cuando Nahuel tenía 12 años, fue a su escuela un caramelero que les enseñó como se hacía esta golosina, una actividad que era parte de un proyecto escolar. Aprendió todo lo que pudo y reafirmó su vocación, y comenzó  a perfeccionar ese amor tan dulce.

Ya de vuelta en su país de origen, conoció a Ana, su actual mujer. En ese entonces, como cuando arranca cualquier relación, compartieron cuáles eran sus sueños. Y Nahuel le contó a Ana que fantaseaba con tener una caramelería propia. Ella confiesa que el sueño le pareció muy lindo pero no lograba comprender del todo el por qué. Ana asegura que tuvo que ver con nuestra idiosincrasia, "los caramelos son cosas de chicos y nada que ver con el mundo de la adultez". Sin embargo, un tiempo después viajaron juntos a Dinamarca y allí entendió todo. Fueron juntos a una caramelería, allí comprendió que hacer el caramelo y disfrutarlo es una hermosa tradición, un oficio, que se transmite de caramelero en caramelero. 

Hace 6 años se radicaron en San Martín de los Andes, buscando una nueva forma de vida. Entre esos cambios, en el 2013 comenzaron a producir sus propios caramelos para la familia primero, luego para regalar a los amigos, a los mochileros que hacían dedo, o para todos los que quisieran probarlos. Empezaron a indagar si a la gente le interesaba y si les gustaba el producto. El resultado fue muy positivo por lo que decidieron dedicarse de lleno y empezaron a producir en cantidad en el 2015.

Pero Bolcher Caramelos no es un caramelo cualquiera, es un producto gourmet, fabricado con la receta y el método tradicional danés. Sólo hay cinco fábricas de este estilo en la Argentina y buscan mantenerse fieles a ese estilo. 

Los caramelos daneses que produce Bolcher son los clásicos duros ácidos. Es decir, cuando uno los come siente mucho sabor pero no termina de empalagar porque la acidez compite con la dulzura, termina siendo un sabor muy equilibrado

Este tipo de dulce es tradicional de Dinamarca, hace más de 200 años que se hacen y se llaman "bolcher", de ahí el nombre de la fábrica. La receta empleada por Nahuel y Ana, es la misma que se usa en aquel país, sólo hubo que hacer pequeñas modificaciones en cuanto a la materia prima. "Por ejemplo, allá usan el azúcar de papa azucarera, o la glucosa la usan en polvo, no líquida". Durante el proceso de producción no utilizan ningún tipo de máquina: "para cortar los caramelos rayados usamos tijeras" (las mismas que usa su hijo/a para la escuela), "para los que tienen dibujos en el centro se usa espátula, guantes y la mano, ha que aprender a trabajar con el calor, modelar con las manos" como si fuese un pedazo de arcilla pero caliente. 

Si bien los caramelos sólo se consiguen en varios locales de San Martín de los Andes, también se puede hacer de manera personal en ferias o a través de las redes en Facebook, Instagram, o mail ([email protected]). Una de las novedades de este producto es que hay diseños personalizados, se pueden escribir nombres, eligiendo sabores y colores, por eso se usan mucho para eventos, cumpleaños, casamientos, etc. También hay caramelos temáticos, por ejemplo los clásicos bastones navideños. Se puede encontrar en 8 sabores diferentes: tutti frutti, cereza, limón, naranja, menta, ananá, frutilla y damasco. Viene en distintas presentaciones, bolsitas, frascos exagonales o con forma de corazón que es uno de los favoritos. Todo ese trabajo lo realizan en las Cocinas Comunitarias de San Martín de los Andes. 

Bolcher Caramelos sigue creciendo, planean armar un nuevo mix de sabores, sueñan con abrir un local propio con elaboración a la vista para que la gente pueda ver de qué se trata el proceso. "Es sumamente atractivo ver cómo este caramelo líquido lo vamos trabajando, le incorporamos el ácido cítrico, el sabor, el color y lo empezamos a amasar hasta que queda en una forma sólida con un dibujo reconocible. Es un proceso precioso, no sólo en lo visual si no también en cuanto a los olores: el aroma del caramelo cuando está en ebullición dentro de la olla, los sabores, que al incorporarlo va invadiendo todo el espacio esa mezcla de perfumes" nos cuenta Ana. 

Nahuel confiesa que lo sigue haciendo porque más allá de su historia personal de niño, más allá de lo rico que son y lo lindo que es compartirlo, siente que hay posibilidad de seguir creando. "La masa cuando está en estado blando permite crear nuevos diseños y hay mucho por hacer. Cada pedido puede ser un desafío que brindan la oportunidad de una nueva creación, de seguir haciendo algo agradable y sentir la satisfacción cuando la gente los disfruta con la vista y con el paladar" asegura. Por su parte, Ana nos cuenta que "muchas veces la gente mayor nos dice vuelvo a mi niñez cuando se comían las rodajitas de caramelos ácidos o sabor cola, que se usaban en ota época. Es hermoso recibir esas respuesta, transportar a otras épocas, otras experiencias, otros lugares con la comida y manteniendo la creatividad para que nos esa algo monótono".

Redacción: María Gracia Martin - @MariaGracia3cv

Producción: Analía Mas

Te puede interesar